viernes, 15 de septiembre de 2017

Erasmo de Rotterdam lo escribió ... by Mark de Zabaleta





Erasmo de Rotterdam (1466-1536), fue un gran pensador y humanista que vivió en la época de Lutero y el enfrentamiento del protestantismo frente al poder de Roma.  A pesar de su amistad con Martín Lutero, el sabio no se puso ni con los protestantes ni con los católicos. Los protestantes creían en la libertad, y decían que no hacía falta una Iglesia para alcanzar la salvación. Por su parte, los católicos, prácticamente negaban la capacidad humana de ser libres.
Todas las obras de Erasmo fueron censuradas e incluidas en el "Índice de Obras Prohibidas" por el Concilio de Trento. De manera similar fueron denunciadas por la mayoría de los pensadores protestantes.
En 1511 se publicó su “Elogio de la locura”, obra en la que la Estulticia (la Estupidez personificada) critica satíricamente a la sociedad de su tiempo.
Y arremete contra todo…¿Qué hay más estúpido (en política) que un candidato lisonjeando al pueblo para conseguir sus votos, comprar con favores su voluntad, andar a la caza de los aplausos de los tontos, esponjarse con las aclamaciones, ser paseado en triunfo como una bandera, colocarse en el foro (¿mitin ?) como una estatua para la contemplación de las gentes? …
Esta Estulticia es la que engendra las naciones, mantiene los imperios, las magistraturas, la religión, los consejos y la justicia; porque la vida humana no es, en definitiva, más que un juego de locos. 
Han pasado 500 años desde que Erasmo de Rotterdam escribiese este libro.
Y, hablando de Elecciones, sigue siendo la referencia…

Mark de Zabaleta



viernes, 8 de septiembre de 2017

Crítica de la razón pura ... by Mark de Zabaleta


Immanuel Kant vivió en la época de Adam Smith, Malthus y David Ricardo, aunque no conoció a ninguno de ellos. Su larga vida (80 años en el siglo XVIII), sin apenas moverse de su “pueblo”, le hicieron pensar mucho.
La vida “aburrida” que llevó ha pasado a la historia como paradigma de existencia metódica y rutinaria. Siempre vivió en la actual Kaliningrado (ahora Rusia, antes Prusia). Es conocida su costumbre de dar un paseo vespertino, a diario a la misma hora y con idéntico recorrido, hasta el punto de que llegó a convertirse en una especie de señal horaria para sus conciudadanos; se cuenta que la única excepción se produjo el día en que la lectura del Émile, de Rousseau, lo absorbió tanto como para hacerle olvidar su paseo, hecho que suscitó la alarma de sus conocidos.
Entre sus escritos más destacados se encuentra la Crítica de la razón pura, calificada generalmente como un punto de inflexión en la historia de la filosofía y el inicio de la filosofía moderna. En ella se investiga la estructura misma de la razón.
Kant escribió muy poco sobre economía, salvo cuando habla de la Deuda Pública como positiva fuente de financiación como fomento de la economía interna (mejora de caminos, nuevas colonizaciones, ahorro para los años malos, etc.) pero como riesgo frente a potencias extranjeras. Es un “tesoro” frente a la guerra que sólo se agotará por la caída de los precios (que se mantendrá mucho tiempo por su beneficiosa incidencia en el comercio…). Así, Kant ya veía las ventajas de una devaluación de la moneda para el comercio entre potencias. China y Japón son los grandes tenedores de la Deuda Pública americana…y vemos el riesgo al que aludía Kant tras la catástrofe del 11-M. Las ventas masivas de Deuda en los mercados incidieron en los tipos de cambio…
El pensamiento kantiano fue muy influyente en la Alemania de su tiempo, y Hegel supo interpretar este pensamiento analítico, utilizándolo en alguna de sus obras…el idealismo alemán, modernidad de la sociedad burguesa de su tiempo…
Cuando Marx entró en la Universidad para estudiar Derecho, quedó cautivado por los vivos debates sobre filosofía hegeliana en el Berlín de 1830 y por quienes querían transformar la ortodoxia hegeliana en una doctrina social radical… y por la filosofía de Kant.

Mark de Zabaleta


viernes, 1 de septiembre de 2017

Materialismo histórico dialéctico ... by Mark de Zabaleta


Desde su llegada a Londres en 1849, Marx tuvo tiempo para consagrarse a El capital…un borrador que había iniciado un par de años antes.
Para él la clave del capitalismo era la explotación como fuente de beneficios y de crisis.
Con el tiempo, se producen conflictos entre la superproducción y la incapacidad de las economías para absorberlas (la Ley de Say de la economía clásica por la que toda oferta genera su propia demanda quedaba ya en entredicho).
Durante treinta años visitando diariamente la biblioteca del British Museum escribirá infinidad de notas y bosquejos…pero casi todo quedó en forma de apuntes.
Leyó a los economistas clásicos…y retomó en lo esencial el enfoque de David Ricardo sobre el trabajo incorporado: las horas de trabajo necesarias para proporcionar los medios de subsistencia a la mano de obra, y permitir su sustitución en la siguiente generación, era lo que determinaba el valor del trabajo (no cualificado).
Será Engels quien le convence para que entregue sus manuscritos, una parte de ellos, y publicar así en 1867 un primer volumen de El Capital, iniciado veinte años antes.
Los volúmenes siguientes, dedicados a las crisis, quedarán en estado de borrador…el segundo se publicó en 1885 y el tercero en 1894, tras la muerte de Karl Marx en 1883...fue Engels, su amigo, quien los preparó.
Pero Marx siempre conservó dos ideas clave de Hegel:

-  La de una “razón” lógica en la historia, una permanente transformación que se pliega a las oscuras e implacables leyes del capital.
-   La Dialéctica, una permanente confrontación y lucha entre contrarios (clases)
Aunque Marx pasó del idealismo de Hegel a rendirse ante la realidad materialista del mercado, el fondo de su pensamiento siempre estará ahí ... como referencia de la Economía.

Fue Georgi Plejánov en la Rusia de Lenin quién acuñó la denominación de “materialismo histórico dialéctico”.


Mark de Zabaleta

viernes, 18 de agosto de 2017

Ceteris paribus: estábamos mejor ... by Mark de Zabaleta





Con la perspectiva Neoclásica se analizaba el comportamiento de las unidades económicas que tomaban las decisiones (familias, empresas…), y este análisis puso la Microeconomía en un primer plano.
El ceteris paribus” (del latín: todo lo demás constante) de Marshall establecía que para analizar un problema económico se debe asumir que todo el resto de los factores permanecen constantes.
Si utilizásemos esta perspectiva, y aparcando todo lo negativo que implica una dictadura ¿podríamos comparar algunos datos económicos de manera independiente?
Si lo hacemos, podemos ver que los datos de 1975 (último año del franquismo) comparados con los actuales podrían dar mucho que pensar.
Un paro del 4% frente a un 20% actual…quede claro que la fiabilidad de las cifras es muy similar a la actual (las estadísticas eran del INEM en vez del SEPE…)
Un IVA del 2% frente a un 21% actual (ni existía IVA…)
La independencia de la política monetaria. España podía devaluar “su” peseta…ahora dependemos de Europa…
El crecimiento del PIB era del 7% frente a un 1,5 actual
El tema hipotecario era mucho más claro. Muchas hipotecas (siempre a tipo fijo) las pagaba la inflación. Y no había desahucios ni deudas eternas con los bancos…
Y los españoles se jubilaban con 65 años (sin tener que haber cotizado 35…)
Nuestra pertenencia al Euro se ha convertido en una “jaula de oro” que fue maravillosa al principio … pero que nos tiene hundidos en el paro.
España e Irlanda tenían en 1975 la misma renta pér capita, y actualmente Irlanda tiene el doble que España.
Decía Groucho Marx: ¿A quién va usted a creer, a mí o a sus propios ojos?
Ceteris paribus…

Mark de Zabaleta

viernes, 11 de agosto de 2017

España va muy bien ... by Mark de Zabaleta





Es obvio que los políticos tratan de vendernos que la famosa Crisis ha terminado, y que, por fin, la economía española ha recuperado el nivel que tenía hace diez años.  Al final del primer semestre el PIB ha estado en los 1,13 billones de euros, contra los 1,12 billones de euros a la finalización del 2008.  Lleva dos años creciendo a un ritmo interanual de más del 3 por ciento.
Ciertamente ha sorprendido la aceleración de la economía en el segundo trimestre, pero no nos engañemos, porque básicamente son las empresas exportadoras las que han funcionado, realizando una importante inversión en equipamiento.
La demanda interna de las familias ha crecido un poco, tras varios años sin poder gastar en nada, y este año hasta puede que se vayan unos días a la playa…
El déficit del gobierno del PP es realmente descomunal, y sigue habiendo un paro que no saben solucionar.
Las grandes cifras Macroeconómicas pretenden camuflar una cruda realidad. Cuando acabe la temporada turística las cifras de desempleo volverán a dispararse.
Es verdad que el empleo ha subido el primer semestre con 500.000 puestos de trabajo, y que ha recuperado 2,4 millones de empleos desaparecidos con la crisis, pero aún queda mucho para los 700.000 empleos que faltan. Y tenemos 1 millón menos de cotizantes en la Seguridad Social que en 2008…
Y esto se complica por la ingente cantidad de empleos temporales que tenemos en España. Cuando pase el período veraniego comprobaremos de nuevo el problema. No nos engañemos, seguiremos en el famoso 20% de paro.
Y aquellos que tienen un trabajo saben bien que los salarios están anclados con el paso del tiempo, aunque España vaya bien para las Bolsas de Valores y para este Gobierno mariano…
Ya lo dijo Goebbels:
“Una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad.”
¡Ya no estamos en crisis!

Mark de Zabaleta